Guía de la salud dental infantil

Para lograr una buena salud dental para toda la vida, es necesario conseguirla durante la infancia, sobre todo con la prevención de caries, para ello es fundamental una adecuada higiene desde el nacimiento de nuestros hijos. 

Y es que la Organización Mundial de la Salud informa que las enfermedades bucodentales constituyen una importante carga para el sector de la salud de muchos países y afectan a las personas durante toda su vida, provocando dolor, molestias, desfiguración e incluso la muerte. Además, se estima que más de 530 millones de niños sufren caries dental en los dientes de leche. Por ello es de suma importancia iniciar con un buen cuidado dental, ¿cómo? Continúa leyendo y toma nota de esta información. 

Niños recién nacidos a 6 meses 

La higiene dental debe iniciar antes de que los dientitos salgan. Para esto, el IMSS explica que esta debe realizarse una vez al día con una gasa o un paño suave, limpio y humedecido previamente en agua hervida o desinfectada y debes pasarlo por toda la boca, incluyendo las encías. 

Ahora, cada bebé es diferente, pero en la mayoría de ellos el primer diente suele brotar cuando cumple 6 meses; en caso de no aparecer, ¡tranquila! es normal si sale antes o después. En este momento la rutina de higiene dental cambia porque al estar presentes los dientes es importante limpiarlos con un cepillo suave para bebé, dos veces al día y sin pasta dental; recuerda que a esta edad los dientes pueden presentar caries, por ello es de suma importancia no agregar azúcar o miel a los líquidos ni consumir refrescos o dulces 

Niños de 3 a 6 años 

Si bien, la limpieza inició desde los primeros días después del nacimiento de tu pequeño, continuó con el cepillado de sus dientitos cuando comenzaron a salir; pero a esta edad es pertinente seguir vigilando la cantidad de pasta de dientes fluorada que utiliza, ya que no debe ser mayor al tamaño de un chícharo. Además, es necesario lavar los dientes cuidadosamente dos veces al día, por la mañana y por la noche; o bien, seguir las indicaciones de su dentista. 

De igual manera es fundamental mantener la supervisión de esta limpieza dental para minimizar la ingesta de pasta de dientes. Y, hasta que el niño tenga dos dientes que entren en contacto, debes comenzar a usar hilo dental.

Niños de entre los 6 y 12 años 

En esta edad los niños tienen la llamada dentición mixta, esto se debe a que comienza la erupción de los dientes permanentes a la vez que conviven con los dientes temporales 

Casos dentales comunes 

Existen algunas situaciones que la mayoría de los niños experimentan: 

  1. Caries del biberón. Para evitarla debes poner en práctica una rutina de higiene bucal que incluya limpiar la boca del bebé y las encías. Cuando use el biberón que solo sea leche en polvo, leche o leche materna y evita las bebidas azucaradas como jugos o refrescos. Además, lo ideal es que se termine el biberón antes de irse a la cama. 
  1. Chuparse el dedo. La succión por sí misma es un reflejo natural en los bebés y niños que puede relajarlos, sentirse seguros o felices; algunos pueden dejar de hacerlo a los cuatro años, pero si continúa aún teniendo los dientes permanentes, podría tener problemas en la alineación de los dientes y la mordida. Es importante tomar en cuenta que la frecuencia, la intensidad y la duración de este hábito determinará si puede causar o no problemas dentales; es decir, los niños que se meten el pulgar en la boca pasivamente tienen menos probabilidades de tener dificultades que los que succionan el pulgar de manera enérgica. Si te preocupa los hábitos de succión de tu hijo, lo mejor es que lo platiques con su dentista, él te dará la mejor solución. 

Emergencias dentales. Saber cómo manejar alguna emergencia es indispensable porque puede ocurrir en cualquier momento y lugar. Aquí algunos comunes con consejos para su manejo:

  • Si se le llega a partir un diente, enjuaga inmediatamente la boca de tu bebé con agua templada y limpia la zona. Si tu pequeño tiene hinchazón, lo mejor es que coloques compresas frías en la cara para bajar la inflamación.
  • En caso de pérdida de un diente, mantenlo húmedo en todo momento; si puedes intenta volver a colocarlo en el alvéolo sin tocar la raíz; pero si esto no es posible, colócalo entre la encía y el carrillo del niño y, de inmediato, asiste a una consulta dental.
  • Si tu hijo se muerde la lengua o el labio, limpia la zona con cuidado y aplica compresas frías.
  • Al tener dolor de dientes, puedes enjuagar y limpiar su boca con agua templada; además, utiliza hilo dental para sacar los alimentos que se quedan entre los dientes. Es importante que no coloques cualquier tipo de medicamento sobre el diente que duele o los tejidos de la encía.

¿Tu hijo ha presentado alguna de estas emergencias? Puedes tratarlas con los consejos anteriores; sin embargo, recuerda que el especialista determinará qué es lo mejor para cuidar y mantener la salud bucal de tu hijo. 

En dentalia queremos mejorar la salud dental del mundo, por lo que nuestra prioridad es ayudar a los pacientes a alcanzar su salud dental óptima. Recuerda que en nuestras más de 60 clínicas podemos atender a tus pequeños. Contamos con odontopediatras, quienes se encargan de la enseñanza y la práctica de la salud dental de los más pequeños de la casa. 

Disfruta de los beneficios dentales con tu plan dental, gracias a tu aseguradora o empresa. ¡Agenda tu experiencia ya! 

Compartir este artículo

Deja un comentario

    Carrito de Compras