5 Tips Fundamentales para Tener Dientes Sanos

¿Sabías que al cuidar los dientes estás previniendo enfermedades, no solo dentales sino de todo tu organismo? ¡Así es! La Secretaría de Salud señala que se ha comprobado que cualquier foco de infección como la caries o algún padecimiento periodontal son factores de riesgo para
otro tipo de enfermedades como las enfermedades cardiacas, respiratorias, cerebrales, fiebre reumática, diabetes, entre otras.

Sin duda, la salud comienza por la boca y la salud bucal es parte integral del bienestar de todo nuestro organismo ya que es la puerta de entrada a nuestro cuerpo

Tan solo la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que las enfermedades bucales de mayor prevalencia son la caries dental y la enfermedad periodontal, las cuales afectan a más de 90% de los mexicanos. Los grupos más vulnerables de padecer estos padecimientos son los niños, los adolescentes, las mujeres embarazadas y las personas que padecen diabetes.

Por ello, es de vital importancia la prevención y el cuidado dental.

Las dietas no saludables ricas en azúcar, el consumo de tabaco y de alcohol, son algunos de los factores que contribuyen a las enfermedades bucodentales en jóvenes y adultos.

Para contrarrestar esta situación toma en cuenta estos 5 tips para tener dientes sanos y para gozar de una vida saludable:

  1. Tener buena limpieza. Recuerda que el cepillado debe ser tres veces al día o por lo menos dos, recuerda utilizar una pasta dental que contenga flúor. No olvides que el uso de hilo dental es imprescindible, esto porque el grosor de las cerdas del cepillo usualmente no llegan a limpiar la zona entre diente y diente; por lo que si no se utiliza este método se estaría realizando solo la mitad de la limpieza dental. De igual manera se debe incluir un enjuague bucal libre de alcohol en la rutina de higiene dental.

No dejes de lado cepillar la lengua porque las bacterias se acumulan en sus pequeñas grietas y pueden permanecer ahí hasta que las retires tallándola, es por eso que este paso no debe ser olvidado tanto para mantener dientes sanos como para frenar el mal aliento.

  1. Visitar al dentista. Si se acude al menos dos veces al año a citas dentales, se podrá garantizar salud dental. Además, se podrán corregir diferentes problemas de los dientes y lucir una sonrisa perfecta, ¿cómo? Mediante un tratamiento de ortodoncia en el que aparatos fijos y removibles se encargan de mover los dientes, de volver a entrenar los músculos y alinear tus dientes.

¿Cuándo sé que se necesita un tratamiento de ortodoncia? Se recomienda comenzar entre los 9 y 16 años de edad porque es en este periodo cuando se da el mayor desarrollo de los maxilares y así estamos aprovechando el crecimiento del paciente de manera correcta y precisa. Por lo que dependiendo de la edad del paciente y la necesidad, el especialista definirá qué tipo de tratamiento requiere.

Algunos de los dispositivos usados en ortodoncia son:

  • Retenedores de espacios fijos
  • Alineadores
  • Aparatos fijos especiales
  • Brackets tradicionales
  • Brackets Estéticos
  1. Evitar la comida chatarra. Procura no consumir alimentos con alto contenido en azúcares como los dulces y golosinas, así como las bebidas gaseosas, jugos artificiales y las bebidas energéticas porque pueden llegar a alterar el esmalte de los dientes y generar sensibilidad y cavidades a corto o mediano plazo.

En su lugar consume agua, frutas y verduras que contengan vitaminas A, C, D y K, además de calcio, magnesio y fósforo. De igual manera estos nutrientes ayudarán a resistir infecciones y algunas probabilidades de caries y enfermedades en encías.

No olvides tu cepillado dental.

  1. Eliminar hábitos nocivos como el tabaquismo y alcoholismo. Existen numerosos estudios que evidencian que los fumadores no gozan de salud dental, lo que propicia la aparición de caries, mal aliento y predisposición a perder dientes. Por su parte, el abuso del consumo de alcohol, a largo plazo podría traer problemas de salud oral como enfermedades en las encías, caries o hasta alteraciones en la flora bacteriana.
  1. Tener perforaciones o  usar un piercing. La utilización de perforaciones en los labios, las mejillas o la lengua tiene diversos riesgos en la salud: pudiendo ocasionar infecciones por el uso de joyería, dolor e inflamación al roce de la joyería con tejidos bucales, fracturas de dientes, siendo lo más común las recesiones gingivales es decir que tus encías migren del lugar en donde estaban originalmente.

Si ya tienes un piercing y presentas algún dolor, lo mejor es acudir de inmediato a tu clínica dental para revisar el estado actual de los tejidos de tu boca y ver en que condiciones de salud se encuentra

Estos son algunos puntos básicos que debes tomar en cuenta para gozar de una salud bucal. Recuerda que todas las enfermedades pueden prevenirse y ¡claro! las de la boca no son la excepción. Toma nota de estos tips y haz de ellos un hábito.

Compartir este artículo

Deja un comentario

    Carrito de Compras