Cómo influye la alimentación en nuestra salud oral

La mayoría de la población mundial tiene conocimiento respecto a que una dieta equilibrada es esencial para mantener una vida sana, sin embargo, ¿sabías que los alimentos y la elección que haces sobre ellos desempeñan un papel importante en la prevención de caries y otras enfermedades dentales?

Estamos al tanto que para mantener una salud bucal óptima es necesario ir al menos dos veces al año a nuestro odontólogo de confianza, así como cuidar nuestra técnica de cepillado. En muchas ocasiones llegamos a subestimar la importancia de nuestra dieta, de esta manera muchos alimentos de cierto tipo podrían ocasionar daños (que desde ya puedes evitar) y otros que te harán lucir una sonrisa mucho más linda y saludable de la que ya tienes.

Seguro has escuchado ese dicho que versa “todo en exceso es dañino”, el plano de la salud bucal no escapa de ello, pues existen alimentos que son tanto favorables como perjudiciales.

El alimento más común de ellos es el azúcar, que al ser ingerido de manera muy seguida prolifera la aparición de caries dental (la caries dental es una enfermedad de alta prevalencia y uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial), siendo los niños los más vulnerables a enfrentarse a un problema de caries. 

Un estudio realizado en España durante el año 2019 por parte de la OMS, arrojó los siguientes resultados:

“De 150 niños escolarizados en educación infantil en la zona, se revisan 121 que acuden a clase el día que se realiza la revisión (80,7%). En primer curso un 46% de los niños presentan caries, en segundo un 40,5% y en tercero encontramos un 77,3% de niños con caries en dientes temporales y un 20,8% en definitivos”.

Por suerte, podemos encontrar sustitutos del azúcar que pueden tener el mismo aspecto y sabor que el azúcar, pero no provocan ácidos que causan la caries que podría dañar los dientes.

El azúcar y la salud dental

 Hay muchos tipos de sustitutos del azúcar, incluído el aspartamo, eritritol, sacarina, sucralosa, isomalta, sorbitol, acesulfamo de potasio y manitol. Puedes reconocer algunos de estos nombres en las listas de ingredientes de los paquetes de alimentos o por sus nombres de marca (Splenda, Iguales y Sunett).

Continuando con los alimentos desfavorables para la salud bucal, podemos apuntar hacia los ácidos (limón, tomates, piña), y las comidas muy condimentadas o muy picantes.

Todas estas recetas, a pesar de su gran sabor, se encargan de destruir la parte más dura del diente que es el esmalte, donde luego queda expuesta la dentina que es la segunda capa.

La segunda capa no posee la misma fortaleza que el esmalte, de tal manera que estas dos capas al quedar expuestas tarde o temprano penetrarán hasta la pulpa (la parte más vital de nuestros dientes) y cuando esto sucede, los diagnósticos son más severos. Cuando esto pasa pueden ocurrir caries profundas, razón por la cual se debe recurrir a tratamientos de endodoncia, tratamientos pulpares y en el peor de los casos la extracción de la estructura dentaria.

Ahora bien, por fortuna no todos los alimentos son dañinos para nuestra salud, pues existen varios que cumplen con la gran función de ayudar a nuestra higiene dental e incluso a nuestra cavidad bucal.

 Está comprobado que comer frutas y hortalizas, en general, nos ayudan a crear un efecto de barrido, de limpieza, eliminando  los ácidos de la comida y las partículas de alimentos y contribuye a neutralizar el ácido, protegiendo los dientes de la caries. Además, muchos contienen vitamina C (importante para unas encías sanas y reparación rápida de las heridas) y vitamina A (otro nutriente clave en la construcción del esmalte dental). 

De igual forma, la ingesta moderada de productos lácteos  (queso, yogures, leche) debido a sus altos índices de calcio ayuda al fortalecimiento dental. 

Otros cómplices de nuestros dientes son los alimentos que contienen almidón (papas, arroz, pan, pasta, avena) estos ayudan a la activación de las glándulas salivares para que haya un buen funcionamiento de producción de saliva y de esta forma nos ayuda con el bolo alimenticio (recordemos que la saliva tiene funciones mayores y menores, y en el caso de los productos con almidón,  cumplen con las funciones secundarias).

Podemos concluir que existe una diversidad de alimentos que aportan beneficios a nuestra salud bucal, tales como las frutas y hortalizas, que reflejan una sensación de limpieza en nuestros dientes.

No se puede obviar los productos que desfavorecen la salud de nuestros dientes, siendo los alimentos con altos niveles de azúcares o altos en carbohidratos de los más perjudiciales.

 Debemos recordar que los dientes no son estructuras lisas, los dientes tienen fosas, fisuras en donde fácilmente se penetran restos de alimentos, llegando así a invadir la estructura y por consecuencia creado una caries dental.

En dentalia estamos seguros de que luego de esta ráfaga de información necesaria, a la hora de elegir, vas a optar por los alimentos que actúen de manera beneficiosa para tus dientes, no olvidando que en el equilibrio está el éxito de este y muchos casos.v

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras