Conoce la Importancia de los Rayos X Dentales

Los rayos X se aplican de forma especial a la odontología. Por eso, te explicamos detalladamente todo lo relacionado con ellos y por qué son tan importantes para determinar el estado de tu salud dental.

¿Qué son los rayos X?

Son pruebas que utilizan radiaciones ionizantes, que atraviesan los tejidos del cuerpo humano y al hacerlo dejan una imagen en una película radiográfica.

¿Por qué son requeridos por los dentistas?

Los odontólogos los requieren para poder detectar daños en los dientes y debajo de  las encías, que no se pueden ver en un examen de rutina.

Gracias a los rayos X dentales, los especialistas pueden observar a profundidad la condición de tus dientes, sus raíces, la posición en la que están y como se observa la composición general de los huesos de tu cara.

También pueden ayudar a tu médico a descubrir enfermedades periodontales en las encías y contemplar la gravedad en la que se encuentran tus dientes. Además de identificar: caries, quistes, abscesos y tumores.

Y no conforme con eso, son capaces de mostrar la ubicación exacta de dientes con daños considerables e incluso advertir los que aún no se han terminado de formar.

¿Cómo funciona un equipo de rayos X dental?

Por lo general todos tienen un tubo que genera radiación ionizante X (rayo X), que atraviesa toda la estructura maxilofacial y que como resultado, genera una imagen radiográfica para poder dar un diagnóstico más preciso a cada paciente.

¿Qué partes lo componen?

  • Cabezal
  • Brazo articulado
  • Soporte
  • Panel de control
  • Reguladores de voltaje

Los equipos de rayos X se dividen en distintas categorías:

1) Según regulación:

a. Regulables

b. No regulables

     2) Según movilidad del equipo:

a. Estáticos

b. Dinámicos

     3) Según las zonas que abarcan:

a. Zonales

b. Panorámicos

     4) Según instalación:

a. Fijos

b. Móviles

c. Portátiles

¿Cuáles son los tipos de radiografías más solicitadas por los dentistas?

La más común es la llamada radiografía de mordida y consiste en que el paciente sostenga o muerda un trozo de plástico con radiografía en el centro. Este tipo de rayos X determina la presencia de caries en los dientes.

Otro tipo de estudio muy común es la radiografía periapical, que le muestra al dentista una imagen del diente completo, incluyendo las raíces. En esta se evalúa la estructura de un diente en particular, el nivel del hueso, si existe enfermedad, como la presencia de quistes y abscesos.

¿Para qué se utilizan los rayos X dentales?

Cada caso requiere un tipo de radiografía en específico, sin embargo, estas son las razones más comunes por las que se solicita un estudio de rayos X:

? Aparición de dientes supernumerarios

?          Fractura  del hueso

? Presencia de quistes o tumores

? Valoración del estado de la raíz de un diente

? Examinar el interior de una muela mientras se realiza una endodoncia

? Comprobar cómo está una muela antes y después de ser operada

? Análisis de un implante postoperatorio

¿Qué es una radiografía panorámica?

Este tipo de radiografía es muy solicitada por los odontólogos porque les permite ver la estructura completa de tu boca, es decir, todos los dientes inferiores y superiores, además, pueden apreciar las partes de la mandíbula en una sola imagen.

También sirven para evaluar el desarrollo de los dientes de un niño o adolescente, especialmente de las muelas del juicio, que suelen aparecer en la adolescencia.

¿Cuáles son los riesgos que se presentan al realizarse pruebas de rayos X dentales?

Actualmente, los riesgos a los que se someten los pacientes al ejecutarse una prueba de rayos X son mínimos. 

Esto debido al avance tecnológico que se ha logrado los últimos años que hace que la exposición a la radiación sea segura.

Sin embargo, en los casos de niños, se recomienda proceder estas pruebas solamente cuando los problemas dentales que presentan no se pueden diagnosticar de otra forma.

De igual forma, en el caso de mujeres embarazadas, a pesar de que la exposición a la radiación es mínima durante esta prueba, es preferible que no se efectúen radiografías de ningún tipo para evitar posibles daños al feto. Sobre todo antes del cuarto mes de embarazo.

¡Y recuerda, siempre consulta a tu médico antes de someterte a cualquier procedimiento médico!

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras