Lactancia materna y sus beneficios en la salud dental del bebé

La lactancia materna tiene múltiples beneficios en la salud del bebé, además de fortalecer el sistema inmunológico, también es capaz de ayudar a crecer adecuadamente a nuestro bebé y con esto, las estructuras de su organismo como lo son, sus primeros dientes.

A pesar de esto, muchas madres hoy en día, hacen caso omiso a los beneficios que tiene la lactancia materna en la vida de sus infantes. Algunas mujeres omiten este paso sin saber las consecuencias que podría tener en la salud de su bebé.

En este artículo te contaremos sobre la importancia de amamantar a tu bebé en sus primeros meses de vida (incluso hasta el primer año de vida) y saber cómo lo beneficiarías en cuanto al desarrollo de sus dientes, huesos y crecimiento satisfactorio de rostro y cavidad bucal. 

¿Qué es la lactancia materna?

Es el acto en el que la madre alimenta a su hijo a través de sus senos, los cuales producen una sustancia enriquecida de vitaminas, minerales y otros componentes orgánicos que son capaces de fortalecer y beneficiar a la salud de su bebé.

¿De qué está compuesta la leche materna?

La leche materna está compuesta de nutrientes que requiere el bebé obligatoriamente hasta los 6 meses de edad, sin embargo, amamantar por mucho más tiempo que el recomendado ha tenido grandes beneficios en la salud del bebé, estudios incluso aseguran que aumenta el coeficiente intelectual

Los nutrientes que se encuentran en la leche producida por la madre del bebé son: 

  • Grasas: Lo que la hace un buen alimento para el desarrollo correcto neurológico del bebé.
  • Proteínas: Donde podemos encontrar menor cantidad que la “leche de vaca”, proporción correcta para el lactante. En ella se encuentra la caseína y la alfa-lactoglobulina, proteínas de fácil absorción para el bebé.
  • Vitaminas y minerales: Donde la única excepción es la falta de Vitamina D, por lo que se recomienda, también, dar luz del día para el bebé y que exista un balance entre estos nutrientes en su organismo.
  • Factores bioactivos: Como la lipasa que ayuda a la digestión del bebé o el factor epidérmico del crecimiento que aporta a la maduración de la mucosa del intestino del bebé.
  • Factores antiinfecciosos: Donde se incluyen la inmunoglobulina, oligosacáridos e incluso, factores del suero. 

¿Cómo influye la lactancia en la salud bucal de mi bebé?

Aunque parezca mentira, las primeras tomas de leche materna de tu bebé, son claves para su desarrollo. En los primeros 2 a 3 días de vida, las madres son capaces de producir una leche especializada llamada “calostro” donde el lactante se beneficiará de un cóctel de nutrientes claves para su crecimiento. 

Posteriormente, la leche se volverá un poco más ligera, abundando más la lactosa y proteína en ella. Además de los beneficios nutricionales, amamantar a tu bebé también mejorará otras características durante su desarrollo: Ayudará a mejorar el desarrollo maxilofacial del mismo, estimula la respiración nasal del bebé, permitirá que el bebé no desarrolle deformidades en su dentición y/o la conocida mordida cruzada; y no dejará que tu bebé se acostumbre al uso del chupete (el cual puede crear deformidades posteriores).

La leche materna también beneficia a la formación dental

Así como lo lees, no solamente beneficiará la formación de su cuerpo, también la calidad de sus dientes ¿Por qué? En el crecimiento de tu bebé, la calidad de la alimentación de la madre y si esta amamanta seguidamente o no a su infante tiene consecuencias.

Y es que la leche materna tiene factores protectores que permitirán la formación de un esmalte saludable y libre de caries: El pH de la leche materna, el cual es 7 tiene un gran rol; también la presencia en la leche de calcio, fosfatos, enzimas e inmunoglobulinas. 

De igual forma, todo en exceso puede tener una consecuencia. Por lo que recomendamos, que en la primera aparición del diente de tu bebé, disminuyas el consumo de leche materna de noche y acostumbres luego de alimentarlo (ya sea con leche materna o no) a limpiar su cavidad bucal con una gasa ligeramente humedecida o un dedal de goma para eliminar restos de comida. 

Ya al ver en la cavidad bucal más presencia de dientes, se debe adoptar un cepillo dental adaptado a la edad del bebé y a sus necesidades, al igual que sus complementos dentales (como lo son la pasta dental y enjuague bucal). 

Recomendamos, de igual forma, la visita al primer año al odontopediatra, quién valorará la calidad de la dentadura de tu bebé y dará recomendaciones posteriores. Recuerda que en dentalia tenemos un especialista para cada etapa de tu vida y la de tu familia ¡Deja a tu salud bucodental en manos de expertos y agenda tu cita en dentalia!

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras