Maloclusión: Conoce sus Tipos y Causas

Tratar a tiempo una maloclusión te puede ahorrar muchos malestares, y es que este problema de salud bucal puede ocasionar problemas de masticación, de dolor muscular, facial o incluso, de respiración.

Lo bueno es que se diagnostica a temprana edad, durante el desarrollo de los niños. Así que llevar a tu pequeño a una consulta periódica con tu odontólogo de confianza te permitirá tratarla a tiempo y obtener los mejores resultados a futuro.

En esta entrada te explicaremos en qué consiste una maloclusión dental, cuantos tipos existen y qué las causa.

¿Qué es la Maloclusión Dental?

En palabras simples, podemos definir la maloclusión como una mala alineación de los dientes. 

Es decir, se habla de mal-oclusión cuando existe un mal posicionamiento entre las dos arcadas dentales y por ello no encajan correctamente. Esto ocasiona un incorrecto funcionamiento del complejo masticatorio y, además, una alteración estética. 

¿Cómo se diagnostica una maloclusión dental?

El diagnóstico de una maloclusión dental se realiza a través de una exploración oral y una radiografía.  Aunque, dependiendo del caso, es posible que se efectúen modelos de estudio de los dientes del paciente para evaluar a profundidad.

¿Cuáles son los tipos de maloclusión dental?

  • Mordida cruzada

Para que una mordida se considere alineada, los dientes superiores deben sobresalir por delante y por fuera de los dientes inferiores. Entonces, hablamos de mordida cruzada cuando observamos que los dientes superiores quedan por detrás de los inferiores. Es decir, la arcada dental superior es más estrecha que la inferior.

  • Apiñamiento

Este tipo de maloclusión se origina cuando no hay suficiente espacio en el hueso para albergar todas las piezas dentales y esto ocasiona un problema de alineación dental. 

Por eso, se utiliza el término «apiñar», ya que los dientes aparecen montados entre sí.

El principal problema que ocasiona el apiñamiento, es la dificultad para mantener la higiene dental, porque esta agrupación de los dientes impide al cepillo dental llegar a algunas zonas.

  • Prognatismo

Es una protrusión de la mandíbula que provoca que el mentón sobresalga de manera excesiva. 

En primera instancia, este tipo de maloclusión afecta la proporción de la cara; sin embargo, está lejos de ser un problema meramente estético. Esta anomalía prognatismo suele desencadenar dolores de cabeza y mandíbula, así como generar problemas para hablar, masticar o respirar.

  • Mordida profunda

Esto ocurre cuando los dientes de la arcada superior quedan mucho más adelantados que los inferiores.

Esto provoca que la tensión y la masticación no se repartan de manera equitativa y correcta, y a su vez, genera enfermedades periodontales.

  • Mordida abierta

Esta maloclusión se caracteriza por la incapacidad para cerrar los dientes frontales o posteriores, ya que no hacen contacto con sus antagonistas. 

Esta anomalía suele estar relacionada con factores como chuparse el pulgar durante la infancia, empujar los dientes con la lengua o respirar por la boca.

  • Mordida en tijera

Esto ocurre cuando las muelas superiores quedan excesivamente por fuera de las inferiores, y por tanto, no contactan las caras oclusales al morder. Por este motivo, los pacientes que presentan esta anomalía tienen para masticar de manera correcta.

Causas de una maloclusión dental

Las maloclusiones dentales pueden estar causadas por distintos factores, como lo son:

  • Factores genéticos. Muchas veces, la genética es la causa de problemas como discrepancia en el tamaño de los maxilares, por ejemplo,  lo que origina distintos tipos de maloclusión dental.
  • Hábitos adquiridos durante la infancia, como chuparse el pulgar, morderse las uñas o utilizar un chupete por mucho tiempo.
  • Empujar los dientes con la lengua al hablar.
  • Respirar por la boca
  • Pérdida temprana de dientes. Un traumatismo, caries o procesos infecciosos pueden ocasionar pérdidas tempranas de los dientes de leche que derivan en mal posicionamientos dentales.

Recuerda que cualquier anomalía dental debe ser evaluada por un especialista y mientras más temprano se haga una valoración y diagnóstico, más fácil será el proceso.

¿Cómo prevenir la maloclusión?

Ahora que conoces las causas, seguramente te haces una idea de cómo evitar esta anomalía. Sin embargo, te indicaremos unos puntos importantes:

  1. Los antecedentes familiares son importantes para detectar un diagnóstico correcto de la maloclusión del niño, aquí radica la importancia de acudir al odontólogo y contar con historia clínica.
  2. Los malos hábitos como chuparse el dedo o el uso prolongado del chupete deben eliminarse antes de los dos años.
  3. En el caso de la pérdida prematura de los molares de leche, lo más común es que el ortodoncista u odontopediatra solicite el empleo de mantenedores de espacio que prevean futuras maloclusiones.

La maloclusión dental se trata y previene con aparatos dentales, los cuales pueden ser fijos o removibles dependiendo del caso. Como ves, existen diferentes tipos de maloclusión, con consecuencias variables que van más allá de un problema de estética. Así que para finalizar queremos recordarte que el mejor tratamiento siempre será la prevención.

Diagnosticar y tratar correctamente estas complicaciones desde una edad temprana es imprescindible para una buena salud oral a largo plazo.

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras