Mitos y realidades del blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es quizás uno de los procedimientos más populares de hoy en día, muchas veces debido a los estándares de belleza que hemos conocido con el tiempo a lo largo del mundo de los medios de comunicación.

Este tratamiento puede tener resultados muy positivos o negativos y depende del paciente, el estado de su dentadura y del dentista especialista que lo realice. Hoy vamos a desterrar ciertos mitos y realidades, dejando muy en claro que este es un procedimiento totalmente seguro si se practica con conciencia y con las expectativas reales.

Muchos pacientes piensan que pueden practicarse este tipo de tratamientos sin supervisión de sus odontólogos o en cualquier momento de su vida, por lo que hoy, te haremos saber algunos secretos que probablemente cambien tu percepción sobre su aplicación. 

Procedimiento de blanqueamiento

El blanqueamiento dental es una técnica segura para nuestros dientes, siempre y cuando, se ejecute con total consciencia por parte del odontólogo.

Primero que todo, para entender mejor cómo funciona, es importante resaltar que la parte del diente que da color al mismo es la propia dentina. Es decir, el esmalte, que es la capa protectora de todos nuestros dientes, es transparente.

Por lo que, debajo de esa capa mineral e inorgánica (probablemente la más fuerte de nuestro cuerpo) es una barrera protectora para nuestra dentina. La dentina de su lado, es el tejido que da color a nuestros dientes. Esta puede ser oscura o clara y depende de diferentes factores para que pueda ser más o menos clara en cada paciente.

El procedimiento de blanqueamiento transforma la dentina y la desnaturaliza por medio del peróxido de hidrógeno (químico que se utiliza para el aclaramiento de la dentina), procedimiento muy similar al de la  decoloración de cabello. 

La gran diferencia: El cabello es tejido muerto, mientras la dentina es tejido vivo. Por lo que, la cantidad y tiempo de este tipo de tratamiento en los dientes podrá determinar si realmente fue bueno o no para los mismos. Si se llega a aplicar una cantidad por mucho tiempo o muy concentrada, los dientes pueden volverse porosos (lo cual los vuelve sensibles y susceptibles a diferentes temperaturas).

Realidad: el blanqueamiento dental es temporal

Es muy fácil decir para algunos odontólogos que los blanqueamientos son para toda la vida, lo cual no es así. Un tratamiento exitoso puede durar, máximo, un año.

Es importante resaltar que luego de un tratamiento de blanqueamiento, los dientes pueden tornarse un poco más oscuros. Esto es por puro mecanismo de protección del sistema inmunológico de nuestra dentina: La dentina oscura se ha comprobado que es mucho más fuerte contra infecciones.

Mitos: El blanqueamiento dental es igual a una limpieza dental

Esto es completamente falso. Una limpieza es capaz de limpiar y blanquear , pero es un proceso completamente diferente al que conocemos como blanqueamiento artificial.

Si deseas saber más sobre este tratamiento, te invitamos a leer este artículo donde hablamos más a fondo de sus diferencias.

Realidad: La luz ultravioleta utilizada en el tratamiento puede ser dañina para tus dientes

Un mal uso de la luz ultravioleta junto al peróxido de hidrógeno podrían ser catastróficos para tu salud dental. Crearán dientes porosos que serán hipersensibles y casi imposibles de recuperar a su estado natural porque cuando el esmalte se debilita, nunca se recupera.

Dependiendo de la oscuridad de tu dentina, necesitarás o no una lámpara. En consecuencia: las lámparas muchas veces no son necesarias, es mejor solo utilizar el químico para proteger un poco más tus dientes (a pesar de no lograr un resultado perfecto).

Mito: los blanqueamientos se pueden aplicar a cualquier edad del paciente

Si un odontólogo te cuenta que se puede hacer en cualquier paciente y momento de la vida este tratamiento, es mejor que busques otra opinión.

La realidad es que este tratamiento se recomienda únicamente para mayores de 18 años, cuando ya sus dientes están en una etapa “madura” de crecimiento.

Un diente joven puede sufrir grandes problemas si esto se practica a una edad muy joven, teniendo los problemas antes mencionados como consecuencias. 

Desde dentalia recomendamos: luego de todos los tratamientos de blanqueamiento, aplicar algunas sesiones de flúor a los candidatos para mejorar la remineralización de la dentadura de forma natural.

Realidad: Un blanqueamiento no es más que un aclarado de los mismos

Sí, por más que se quiera usar la palabra “blanqueamiento” no existe tal cosa; este tratamiento mejora el color de los dientes, pero si tenemos un paciente con condiciones que se oponen a resultados óptimos como una persona de más de años, con una dentina “madura” será muy difícil lograr el mismo resultado que con un paciente joven.

Existen muchos más mitos y realidades sobre este procedimiento. En dentalia queremos hacer felices a nuestros pacientes, por lo que siempre recomendamos los mejores y más saludables tratamientos para sus dentaduras. 

Contamos con expertos en el área que te ayudarán a hacer el tratamiento de la manera más completa y correcta. No dejes que te lo cuenten o que tus dientes terminen en un mal estado por dejarlos en manos sin experiencia. 

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras