Salud bucal de bebés durante su lactancia

Es bien sabido dela importancia de mantener una óptima salud bucal para el desarrollo de nuestra vida como adultos. Evitar infecciones y limpiar la placa bacteriana que se acumula en los dientes es algo cotidiano a lo que estamos acostumbrados, pero  todo destino tiene un camino y toda pareja de padres se preguntará ¿Cómo mejoro la salud bucal de mis hijos? Esto inquieta a varias familias que se preocupan por el desarrollo de sus pequeños, sobre todo por aquellos que aun pasando por el período de lactancia, y por eso desde Dentalia explicaremos sobre la salud bucal de nuestros bebés y la importancia de mantenerlos lactantes.

Lactancia

Un bebé necesita alimentarse bien para crecer sano y la leche materna contiene todos los nutrientes requeridos para ayudar a un desarrollo perfectamente saludable en su primer año de vida. Los primeros seis meses de vida, debe ingerir solo leche materna, sin ningún otro tipo de producto o alimento, pues, esta leche contiene todas las vitaminas, proteínas y grasas que el bebé necesita, además que puede inhibir microorganismos de la cavidad bucal, esto además es recomendado por la Organización Mundial de la Salud y diversos expertos en odontopediatría.

Esta leche que ingiere el bebé en los primeros meses se le llama calostro, que además de poseer los nutrientes necesarios, esté producto, va cambiando según las necesidades del infante, ayuda a disminuir el riesgo de obesidad y mantiene un equilibrio con el metabolismo, y es que no hay alimento que el bebé absorba y dirigiera con mayor facilidad que la leche de su propia mamá. Otra ventaja es el desarrollo de la mandíbula, pues el bebé nace con la habilidad para succionar, pero el ejercicio de amamantar, a través del movimiento de succión, lo ayuda a preparar la mandíbula para el crecimiento de sus dientes. El calostro, también,  proporciona al bebé los anticuerpos de la madre, reforzando el sistema inmunológico del infante, brindando una protección contra enfermedades. 

Igualmente, existe una técnica para mantener limpia su boca, puesto que la leche contiene azúcares y ácidos, los cuales se alojan en diferentes partes de la cavidad bucal del infante y debe limpiarse cuidadosamente. Estos azúcares y ácidos incrementan la propagación de bacterias, las cuales se depositan sobre las encías y los pocos dientes que van desarrollando los bebés, formando un ambiente apto para infecciones que pueden ser muy dañinas para la salud de los niños.

Por eso, dentalia recomienda:

1. La búsqueda de servicios odontológicos que permitan la observación y cuidados de los bebés desde temprana edad para asegurar su limpieza bucal.

2. Tomar un trozo de gasa o paño limpio y envolver el dedo índice, humedecer ligeramente con agua filtrada y masajear los bordes gingivales una vez en el día y una en la noche, esto ayudará al bebé a asociar el proceso a una parte de su higiene por el resto de su vida.

3. Evitar el uso de la crema dental. Esta puede contener niveles de flúor que el pequeño no esté listo para procesar y genere complicaciones.

4. Utilizar el cepillo de dientes pediátrico con cerdas suaves solo cuando el bebé ya haya desarrollado alguno. Lo ideal es que sea muy suave y no se emplee sobre las encías. 

5. No besar en la boca al bebé, soplar su comida o cualquier manera de traspaso de bacterias alojadas en la boca de los padres. Es importante limitar esto debido a que se pueden provocar infecciones en el pequeño.

dentalia nos recuerda que los dientes comienzan a salir aproximadamente a los 6 meses de nacido. Esto quiere decir que la primera cita con el odontopediatra será antes, principalmente para crear hábitos de higiene, y la segunda cita puede ser luego de la aparición de estos dientes.  Existen muchos microorganismos que se depositan a la cavidad bucal del bebé a través de diferentes formas, por eso debemos cuidar tanto como sea posible el contacto directo e indirecto. A su vez, tanto la madre como el padre y cuidadores deben mantener un estado de salud positivo para evitar cualquier alojo de bacterias que devengan en enfermedades bucales en el bebé.  Igualmente, el principal motivo para mantener los proceso de limpieza e higiene bucal es para generar una costumbre en el infante que permita una salud dental óptima en su futuro. 

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras