Los piercings y salud dental

Los piercing orales o perforaciones orales cosméticas son una tendencia que se ha convertido en un accesorio usual y aceptado pro la sociedad en nuestros días. Son consideradas una forma de expresión que agrega originalidad y un diferencial a quién lo porta.

Pero, no siempre ha sido así. El uso de los piercings orales o en el cuerpo remonta a nuestros antepasados indígenas, donde en algunas tribus utilizaban este accesorio u otros tipos de piercings para demostrar jerarquías o longevidad. 

Sin embargo, los piercings orales o perforaciones orales se han vuelto un accesorio habitual, sobre todo elegido por miles de adolescentes para darle ese toque diferencial a su personalidad. En este artículo te contaremos todo lo que implica el empleo de este accesorio.

Qué son los piercings y tipos de piercings orales

Los piercings son básicamente perforaciones que pueden ubicarse en cualquier lugar del cuerpo, en este caso la oral abarca: lengua, labios, frenillo e incluso mejillas. 

El piercing de los labios puede ubicarse en cualquier perímetro de los mismos, siendo el más común el piercing de labios inferior o superior, que puede ser del lado derecho o izquierdo. El piercing de la lengua (uno de los más populares) puede hallarse tanto en el centro de la lengua como en la punta; el piercing en el centro de la lengua usualmente lleva un barbell que la atraviesa, mientras que el piercing de la punta lleva de forma horizontal el accesorio.

Asimismo, nos podemos encontrar con otras localizaciones inusuales como lo son: el frenillo de la lengua, la campanilla y las mejillas.

La aplicación de este piercing usualmente se hace por medio de un artista que se encarga de realizar dicha perforación, donde todo debe estar quirúrgicamente esterilizado, aunque muchas veces, esto no pasa o no se cumple por completo este protocolo que puede tener graves consecuencias.

Implicaciones de tener un piercing oral

Es importante resaltar que los odontólogos no recomiendan el uso de este tipo de accesorios y nosotros en dentalia, tampoco. Sin embargo, si es de su agrado llevarlo, hay que hacerlo con responsabilidad y asumiendo las consecuencias que este puede tener en la salud de tu boca y dientes.

La primera implicación es el dolor al hacer la perforación, que luego conllevará a la inflamación. Si este acto se efectúa de una manera incorrecta el dolor puede durar días y/o semanas e incluso prolongarse hasta los ganglios más cercanos del cuello y cara. 

En el caso de la lengua, las consecuencias son mayores, ya que es un músculo y está inervado, la mala perforación podría conllevar hasta la pérdida de parte del gusto y función motora de este órgano. 

Otro punto a considerar es el material del que está hecha la pieza, muchas veces existen personas alérgicas al níquel, por lo que debemos tener cuidado al momento de escoger dicho material y reconocer que la primera pieza de tu piercing pasará mucho tiempo en el mismo lugar hasta su cicatrización.

Consecuencias de mantener un piercing oral

Entre las consecuencias de salud que implican llevar este accesorio, se destacan: 

  • Las infecciones orales: La boca tiene millones de bacterias que la habitan, si consideramos también el tener una pieza de joyería en ella, este podría ser un foco de infección. 
  • Dientes astillados o rotos: El contacto de los dientes o molares con las piezas pueden romperlos o astillarlos; peor aún si tienes algún diente reconstruido por medio de alguna corona o incrustación, la presencia de este metal siempre conllevará a tener mucho cuidado al comer e incluso al hablar.
  • Daño en las encías: Puede causar resección gingival, donde se retraen las encías dejando más superficie dental al descubierto. Si además, el portador tiene malos hábitos como no tener una rutina estricta de limpieza o el uso del tabaco, esto puede conllevar a tener, a futuro, la enfermedad periodontal.
  • Enfermedades transmitidas vía consanguíneas: Como hepatitis B, C, D Y G o endocarditis como consecuencia de infecciones mal curadas. 
  • Alteraciones del habla: Los piercing en la lengua pueden afectar la pronunciación de palabras con R, S, T y L.
  • Maloclusiones dentales: Puede afectar la forma de la boca, así como también de la mordida.
  • Periodontitis: como consecuencia de malos hábitos y por alimentos en la pieza de metal.
  • Halitosis: Por presencia de alimentos en la pieza del piercing.

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras