¿Mal Aliento? Causas y Tratamiento

La halitosis o el mal aliento, como se conoce comúnmente, es más frecuente de lo que crees, tanto que los estantes de las tiendas están diseñados para vender productos que lo eliminen como lo son de pastillas de menta,  gomas de mascar, pastas de dientes, enjuagues entre otros productos que se usan para el mal aliento; sin embargo, muchos de éstos no combaten el problema de raíz.

El mal aliento es causado por diversos factores, entre ellos están:

¡Conoce las Causas del Mal Aliento!
  • Infecciones en tu boca. El mal aliento puede deberse a algunas heridas ocasionadas por alguna cirugía bucal, como la extracción de un diente o una muela; o bien, por caries, enfermedades de las encías como lo es la gingivitis o periodontitis o una cantidad mayor de bacterias en tu boca de la normal.
  • Boca seca. La saliva ayuda a la limpieza de la boca porque promueve la eliminación de las partículas que causan el mal olor. Ahora bien, existe la enfermedad de la boca seca, en la que se reduce la producción de saliva, se seca la boca y, por ende, se fomenta el mal aliento.

¿Has notado mal aliento en la mañana al despertar? Esto se debe a que la boca seca naturalmente sucede durante el sueño y es aún peor cuando se duerme con la boca abierta. Si padeces de boca seca y notas que se vuelve crónica, quizá lo esté causando algún problema en las glándulas salivales y/o algunas enfermedades.

  • Medicamentos. Existen algunos medicamentos que como efecto secundario tienen como consecuencia la sequedad de la boca y esto podría causar mal aliento. De igual manera, existen otras medicinas que, al descomponerse, liberan sustancias químicas que viajan hasta el aliento provocando un olor desagradable en la boca.
  • Tabaquismo. Cada año mueren 51 mil 575 personas en México a causa del consumo del tabaco, no solo es uno de los principales factores del mal aliento, sino que los fumadores son más propensos a tener encías enfermas.
  • Alimentos. La descomposición de las partículas de alimentos que se quedan en los dientes y alrededor de ellos, este proceso de descomposición puede incrementar las bacterias y ¡claro! provocar mal aliento. Evita alimentos como la cebolla, ajo y especias.
  • Mala higiene dental. Recuerda que cepillarse los dientes después de cada alimento y usar hilo dental es esencial, con esta rutina de higiene se retirarían todas las partículas de alimento que quedan alrededor de los dientes, así podrás evitar el mal aliento.
  • Otras afecciones. Probablemente la causa del mal aliento sean pequeñas piedras que se forman en las amígdalas que se cubren de bacterias y producen un olor desagradable. De igual manera, la inflamación o infecciones crónicas en la nariz, los senos paranasales o la garganta puedan estar contribuyendo al goteo nasal posterior, lo cual pueden estar provocando mal aliento.

Si has notado que tienes mal aliento, lo ideal es que revises tus hábitos de higiene dental, procura cambiar a un estilo de vida saludable: cepilla con tus dientes y lengua después de cada comida, usa hilo dental y toma mucha agua.

Lo ideal es que acudas a una cita con tu dentista, él te revisará en búsqueda de caries y clasificará el olor con base en una escala identificando el origen de este.

¿Cómo Acabar el Mal Aliento?

Existen algunos tips que puedes hacer desde casa para disminuir el mal aliento, toma nota:

  • Lávate los dientes. Recuerda que debes cepillarlos después de cada comida y usa una pasta dental con flúor, estas pastas tienen propiedades anti bacterias que disminuyen el mal aliento.
  • Hilo dental. Usar correctamente el hilo dental elimina restos de alimentos y placa bacteriana, lo cual contribuirá a eliminar el mal aliento.
  • Cepilla tu lengua. Usa un cepillo de dientes con limpiador de lengua o bien un rascador lingual, recuerda que la lengua contiene bacterias y al cepillarla podría disminuir el olor desagradable.
  • Mantén tu boca húmeda. Elimina hábitos como fumar, beber alcohol, café o refresco porque estas contribuyen a tener una boca más seca, lo mejor es tomar mucha agua o chupar un caramelo sin azúcar, para estimular la producción de saliva. Si notas que esto no te ha ayudado, visita al dentista, ellos podrían recetar algún medicamento que fomente el flujo de saliva.
  • Pon atención a tu dieta. Disminuye tu consumo de cebolla y ajo; de igual manera evita los alimentos con exceso de azúcar, estos también se relacionan con el mal aliento.

A pesar de que el mal aliento es muy común, puede generar falta de confianza, inseguridad o hasta ansiedad, por ello es mejor prevenir, si notas que tienes mal aliento revisa tu rutina de higiene dental, recuerda que la salud oral es esencial para una alta calidad de vida y bienestar a lo largo de la vida.

Compartir este artículo

Deja un comentario

    Carrito de Compras