Todo sobre llagas y heridas en la cavidad oral

Las llagas y heridas en la cavidad oral aparecen por una multitud enorme de causas. Se trata de un problema común, pero molesto. La mayoría de los pacientes se quejan de dolor al comer, molestias al hablar o incomodidad al cepillarse los dientes.

Es un problema que tiene diferentes tipos, síntomas y tratamientos. Te explicamos todo lo que debes saber sobre las llagas y heridas en la zona.

¿Qué son las llagas y heridas en la boca?

Las llagas, también conocidas como aftas o úlceras, son lesiones superficiales que salen en los tejidos blandos de la boca. Pueden salir en otras zonas como la base de las encías, la lengua (debajo o arriba) y el paladar blando.

Su principal diferencia de otras lesiones como el herpes labial, es que no son contagiosas y no aparecen en los labios. Además, desaparecen por sí solas al pasar una semana o, como máximo, dos.

Suelen caracterizarse por ser son redondas u ovaladas. Su centro se ve blanco o amarillo y con un borde rojo.

Síntomas de las llagas

Los síntomas de las aftas pueden variar dependiendo del tipo que tengas. Por eso, te enumeramos las más comunes.

Aftas menores

Se trata de las más frecuentes:

  • La mayoría son pequeñas
  • Su forma es ovalada y con borde rojo
  • Se curan sin dejar cicatrices 
  • Tardan en desaparecer una o dos semanas

Aftas mayores

  • Son menos frecuentes
  • Grandes y profundas en comparación con las menores
  • Son redondas con bordes definidos, pero pueden ser irregulares cuando son demasiado grandes
  • Extremadamente dolorosas
  • Demoran hasta seis semanas en curarse 
  • Las cicatrices que deja son grandes

Aftas herpetiformes

Las aftas herpetiformes son poco frecuentes. Tienen mayor probabilidad de aparecer en personas de edad más avanzada.

  • Tienen tamaño pequeño, como de la cabeza de un alfiler
  • Aparecen en grupos de 10 a 100 aftas, aunque en algunos casos se unen y forman una gran úlcera
  • Sus bordes son irregulares
  • Se curan sin dejar cicatrices al pasar una o dos semanas

Posibles causas de llagas y heridas en la boca

Las posibles causas de por qué aparecen las aftas en la boca aún no están claras. Existen posibles factores que puedan unirse para causarlas.

  • Morderse accidentalmente la mejilla 
  • Arañazos por piezas dentales recién puestas
  • Lesión leve en la boca por un trabajo dental
  • Cepillado excesivo de los dientes
  • Usar dentífricos y enjuagues bucales con sulfato de sodio
  • Falta de vitamina B-12, cinc, ácido fólico o hierro
  • Respuesta inmunitaria a determinadas bacterias de la boca 
  • Sensibilidad a: chocolate, frutos secos, fresas, café, huevo, queso y alimentos picantes o ácidos
  • Helicobacter pylori, una bacteria que causa las úlceras pépticas
  • Cambios hormonales a causa de la menstruación
  • Estrés emocional

Enfermedades que pueden causar aftas

Algunas enfermedades pueden causar la aparición de aftas en la boca. Enumeramos las más frecuentes.

  • Enfermedad celiaca: trastorno intestinal grave en el que la persona es excesivamente sensible al gluten, que es la proteína presente en el trigo
  • Reflujo gástrico
  • Enfermedades intestinales inflamatorias, como la colitis
  • Enfermedad de Behçet: trastorno extraño donde hay una inflamación en todo el cuerpo, incluida la boca
  • Algunos trastornos del sistema inmune
  • VIH/SIDA

Otras causas

Aunque las llagas casi siempre se tratan de aftas, puede haber otras razones por las que aparezcan.

  • Virus (herpes simple o herpes zóster)
  • Infecciones causadas por hongos o bacterias
  • Irritaciones por comer ciertos alimentos o beber alguna sustancia
  • Fumar
  • Aplicación de algunos fármacos, por ejemplo, el de la quimioterapia y radioterapia
  • Trastornos sistemáticos

Pese a que estas infecciones son las más usuales, la aparición de llagas y heridas en la boca puede deberse a otros motivos que deben examinarse con más atención. Algunos son:

  • Sífilis
  • Gonorrea
  • Candida
  • Varicela

¿Cuándo acudir al médico por heridas en la cavidad oral?

Este tipo de lesiones son habituales y casi siempre se quitan sin necesitar intervención médica. Sin embargo, se recomienda acudir al médico si las llagas en la boca están acompañadas de:

  • Fiebre
  • Ampollas 
  • Inflamación ocular
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Aftas recurrentes
  • Dificultad extrema para comer o hablar
  • Dolor insoportable
  • Aftas persistentes de más de dos semanas
  • Aftas demasiado grandes
  • Si se extienden hacia los labios
  • Si hay síntomas fuera de la boca, como una erupción o ambas, implican la necesidad de buscar una evaluación médica rápida

Tratamientos usuales para tratar las llagas y heridas bucales

Los tratamientos suelen ser tópicos, de dieta y tratamiento directo a la causa principal. En el caso de los tópicos, suelen ser anestésicos o recubrimientos protectores. Puede que indiquen enjuagues bucales con lidocaína o recubrimientos protectores que contengan sucralfato y antiácidos.

El médico intentará comprobar si la causa es un virus, bacteria u hongo. En dado caso, atacará la causa principal y esto ayudará a que las aftas se vayan.

Como tratamiento tópico para el dolor, es posible que se indique la eliminación de alimentos irritantes y el uso de agua salada para evitar que se infecte y reducir la inflamación.

En dentalia sabemos que las aftas pueden ser molestas. Por eso, instamos a investigar sus causas y a acudir a un profesional de la salud, cuando se considere necesario.

Compartir este artículo

Deja un comentario

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

    Carrito de Compras